Grabada en formato de blanco y negro, “Ayer maravilla fui”, del director Gabriel Mariño Garza, nos cuenta una historia de amor diferente haciéndonos preguntar la esencia, transcendencia y persistencia de este sentimiento, a través de un personaje que cambia de cuerpo, sin poder controlarlo, pero que sigue tras su amada sin importar cómo luzca el cuerpo que lo porta.

La cinta toma como escenario a la Ciudad de México y su cotidianidad, en una relación de amor y odio que confiesa su director tiene con la ciudad, con un equipo de grabación pequeño que permitió mostrar a los personajes junto a ciudadanos reales en locaciones del centro y sureste de la ciudad, donde no se utilizaron extras en las tomas.

El formato del filme le da al espectador un ambiente de nostalgia y reflexión, mientras nos va narrando un grupo de historias de varios personajes cuyo factor común es que en algún momento dieron albergue a este ente que viaja de persona en persona, sin importar su género o edad, a través de la ciudad y del tiempo.

En esta historia, Luisa, quien trabaja como estilista, es el centro de atención amorosa de esta entidad que en un momento está en el cuerpo de Emilio, quien es un anciano y al otro en el cuerpo de una mujer llamada Ana.

Una película que se formó de retazos de ideas anotadas en una libreta y fotografías tomadas por Iván Hernández, fotógrafo del proyecto, que luego junto a Gabriel Mariño conformaron un cuento que serviría de guión conductor para esta historia.

Hozé Melendez, Sonia Franco, Siouzzana Melikian y Ruben Cristiany forman parte del elenco de esta película producida por Gabriela Gómez, y que ya cuenta con premios en los festivales de Los Cabos y Morelia en 2017, en este último fue en el cual realizó su premier mundial.